Ceviche de pescado. Cocina peruana (c) Alex Bryce

5 ciudades peruanas para comérselas

Un viaje para descubrir Perú a través de los sabores de cinco de sus ciudades más importantes.

No se me ocurre mejor forma de descubrir Perú, el Mejor Destino Culinario del Mundo —¡reconocimiento que ha obtenido durante cuatro años consecutivos!—, que a través de su cocina, una de las más privilegiadas por su sabor y mestizaje. Sí, porque Perú es cultura, es aventura, es naturaleza…, pero sobre todo es gastronomía. ¡Sabor, sabor y sabor!

Anticuchos, causas, papas, lomo saltado —mezcla de la cocina peruana y china—, ají de gallina… Seguro que has probado el famoso ceviche —plato bandera peruano elaborado con distintos tipos de pescado crudo— y has brindado con el tradicional pisco sour, la bebida nacional peruana. Puede que incluso incluyas la tan de moda quinua —o quinoa— en alguna de tus recetas.

Ahora que no nos queda duda de que Perú es un destino con sabor, vamos con nuestro recorrido gastronómico por cinco de sus ciudades más importantes, así cuando lo visites sabrás qué platos no debes perderte.

Anticuchos de corazón. Cocina peruana (c) Enrique Castro

1. LIMA

La capital peruana puede presumir de ser una de las principales capitales gastronómicas del mundo. En Lima encontrarás lo mejor de la fusión culinaria del país, con influencias internacionales tan enriquecedoras como la japonesa (cocina nikkei) y la china (chifa), además de la fusión peruano-hispana en platos como la Causa limeña —puré de patatas relleno con carne de ave, mariscos y tomate— o el Ají de gallina —guiso con pechugas desmenuzadas, ají, leche, pan y especias.

En el apartado dulce no te pierdas la Mazamorra morada, el Arroz con leche, el Suspiro limeño, el Turrón de doña Pepa o los Picarones. Y para beber, el refresco de maíz morado y frutas, conocido como chicha morada, la cerveza y la Inca Kola —agua gaseosa de color amarillo—, todas bebidas típicas limeñas.

2. AREQUIPA

Arequipa, la Ciudad Blanca, es conocida por sus nevados, zonas termales y, por supuesto, por su sabrosa cocina, una de las más diversas de todo el Perú. Te gustará por su variada despensa, por el gustín picante de la mayoría de sus platos —el ají molido está en muchos de ellos— y por sus sabrosos guisos preparados en ollas de barro.

Imprescindibles son el conocido y suculento Chupe de camarones —sopa con leche, huevos y huacatay— y el explosivo Rocoto relleno —pimientos picantes rellenos de carne picada y queso—, aunque tampoco hay que perderse la Ocopa —papas cocidas, bañadas con salsa de queso fresco, habas, cebolla, aceitunas y rocoto—, el Solterito —ensalada de queso fresco, habas, cebolla, aceitunas, tomate y rocoto— o el conocido Adobo araquipeño —carne de cerdo adobada con concho de chicha y especias cocida a la olla. Entre los postres son recomendables el Queso helado —elaborado con leche, canela, coco y especias—, la tradicional Chicha de maíz y el anís nájar, muy digestivo.

3. CHICLAYO

Y del sur al norte para descubrir otro destino con mucho sabor. Chiclayo, en la costa septentrional, destaca por sus guisos cocinados a fuego lento, como el Arroz con pato a la chiclayana —hervido a fuego lento con cerveza y cilantro— y la Tortilla de manta raya, una elaboración crujiente por fuera y suave por dentro hecha a base de raya seca deshilachada. Tortilla de raya. Cocina peruana (c) Flor Ruiz

4. CUZCO

Una ciudad seductora y un destino que atrae por su Valle Sagrado o el impactante Machu Picchu, joya de la arquitectura inca y principal destino turístico del Perú.

En la mesa, sopas humeantes, carnes frescas a la brasa y una chela helada (cerveza) son algunos de los platos locales imprescindibles. También merece la pena probar el anticucho, el caldo de gallina, los chicharrones fritos, el choclo con queso o el lechón. Mención especial al onmipresente cuy o conejillo de indias, una de las especies nativas comestibles de Perú. Alimento de los incas y fuente de proteínas en la dieta de los pueblos serranos, estuvo siempre presente en cualquier evento de importancia. Desde el tiempo del imperio solía chactarse (aplastarse) entre dos piedras de río para asarlo después en brasa untado con ají.

5. TRUJILLO

Y terminamos en la costera Trujillo, ciudad de la eterna primavera. Aquí es obligatorio disfrutar de un rico ceviche elaborado con pescado, gambas u otros mariscos, marinados en zumo de limón, cebolla, cilantro y ajíes.






Deja un comentario

*