Ruta del vino de Yecla

Feria del vino de Yecla 2018

Llega septiembre y con él nuestra cita con el enoturismo. Los días 7, 8 y 9 puedes descubrir los atractivos de una de las Rutas del Vino de España que cada vez despierta más interés.

La tradición vinícola de Yecla es un referente en toda España y cuenta con Denominación de Origen desde 1972. Su Feria del Vino se convierte cada año en la mejor excusa para descubrir y disfrutar de la Ruta del Vino de Yecla (Murcia) y de toda la propuesta cultural, natural y gastronómica que la rodea.

Si por algo brillan sus vinos es por su uva estrella, la monastrell, variedad española del s. XV que aporta matices únicos a los caldos D.O. Yecla; tintos, blancos y rosados que no encontrarás en otras denominaciones.

La Feria del Vino es perfecta para descubrir esos matices y saborearlos en el mejor ambiente. Habrá escenificación de la pisada de uva, cata del primer mosto monastrell, folclore tradicional, actuación de coros y danzas… Y, cómo no, puedes (y debes) aprovechar la escapada para descubrir Yecla. Callejea por su casco antiguo, visita la basílica de la Purísima, la plaza del Ayuntamiento, la iglesia de la Asunción —alberga el museo de Semana Santa—, sube al mirador panorámico de la Molineta, al Santuario, llega hasta la ermita de Santa Bárbara… Y sigue apuntando ideas, porque las posibilidades son muchas: hay museos —¿sabes que las pinturas rupestres del Monte Arabí son Patrimonio de la Humanidad al Arte Rupestre del Arco Mediterraneo Español? —, puedes visitar una ganadería de reses bravas o completar el viaje con una experiencia de oleoturismo. En Deortegas proponen empezar el día con un desayuno molinero a base de pan de pueblo, aceites de oliva virgen extra ecológico (tres variedades), tomate triturado, queso curado y café; y después, visita a la almazara. ¿A que apetece?

No debes perderte una degustación de vinos en bodega —participan Bodegas Barahonda, Bodegas Castaño, Bodegas Evine, Bodegas la Purísima y Bodegas Casa Boquera—, ni tampoco olvidar probar algo típico de la gastronomía de la zona. En Yecla son famosos los gazpachos con sus agrezos o las migas con uvas; el bocado dulce por excelencia son los típicos libricos: crujientes obleas con miel o chocolate.

¿Te animas a descubrir el enoturismo de Yecla?






Deja un comentario

*